El siguiente paso consiste en elegir el medio de almacenamiento de las copias de seguridad.

En este punto, el espacio físico en donde se guarde el soporte de respaldo también debe estar protegido. Por ejemplo, no es recomendable transportar el medio de almacenamiento utilizado para el respaldo en el mismo bolso de la computadora portátil, ya que en caso de extraviarlo se perderían ambas cosas.

Disco Duro: Es buena idea utilizar uno exclusivamente con este propósito para evitar un desgaste innecesario. Si el disco rígido es interno, debe ser uno físicamente distinto al que se utiliza para iniciar el sistema operativo.

Medios ópticos (CD/DVD/Blu-Ray): Son más susceptibles a sufrir daños físicos como rayas que pueden corromper los datos. Se recomienda almacenar la información en más de un medio óptico por si falla alguno. Dispositivo de almacenamiento

USB: Es recomendable utilizar uno exclusivamente para respaldos.

La Nube (Internet): Posee la ventaja de facilitar el acceso a la información desde prácticamente cualquier lugar, sin embargo, es importante considerar las políticas de uso del servicio elegido y los sistemas de protección que utiliza para resguardar los datos.